Viernes, 08 de octubre de 2010

La melancolía (del griego clásico μέλας "negro" y χολή "bilis") se creó como término en la grecia clásica. Según Hipócrates existían cuatro líquidos corporales que establecían los "humores", a saber: la sangre, la flema, la bilis negra y la bilis amarilla. Dependiendo de la predominancia o exceso de uno de esos humores imperaba en el ser humano un determinado estado de ánimo, o su temperamento. En el caso de la bilis negra provocaba un comportamiento abatido, apático y un manifiesto sentimiento de tristeza. De esta manera también se determinaban la salud y la enfermedad: el equilibrio entre los cuatro humores hacía de la persona un ser saludable; el desequilibrio o el exceso de uno de los cuatro respecto al resto provocaba la enfermedad. La bilis negra, en concreto, se relaciona así con la depresión, si bien no recibe esa denominación hasta el año 1725, cuando el británico Sir Richard Blackmore bautiza a dicha enfermedad. Volviendo a Hipócrates, el sabio griego, el melancólico es sensible, aunque poco reactivo; tiende al pesimismo y la pasividad. Y según sus propias palabras: "Si el miedo y la tristeza se prolongan, es melancolía".

He llegado al artículo de la Wikipedia (de donde he sacado esta información, mis estudios no me proporcionaron tanto provecho) buscando un título para mi blog. Pensando en ello se me ocurrió introducir el vocablo "melancolía" en Google, puesto que en bastantes ocasiones puedo definir mi estado de ánimo como melancólico, y buscaba un término relacionado que me proporcionara un encabezamiento, al menos, original. La lectura de este artículo me provocó un cierto escalofrío, un ligero malestar conmigo mismo. Tiendo a pensar que soy "casi" genial en la mayoría de manifestaciones en las que me disperso, y encontrarme con una definición que me sitúa en el miedo, la tristeza, la apatía, el pesimismo o la pasividad no me resultó agradable. Si lo sumamos al término "depresión", Hefesto moderno junto al que nadie quiere caminar, y mi creencia (justificada o no) de que todo se hereda menos la hermosura, creo bastante justificada mi inquietud.

El caso es que reflexionando sobre Hipócrates y su teoría de los humores me pareció oportuno adoptar el término Bilis Negra para este blog. No porque espere provocar la apatía en sus (improbables y anónimos) lectores, sino porque al fin y al cabo creo que el conocimiento (o reconocimiento) de uno mismo, de sus propias limitaciones y de los propios límites de sus capacidades, no son determinantes para la vida. Antes bien, el conocerse a uno mismo es el punto de partida del crecimiento personal, la reflexión acerca de las fronteras que uno mismo se autoimpone, o que nos han impuesto, no es sino el primer paso para cruzarlas, explorar nuevos campos y descubrir un día que hemos cambiado, que hemos superado un estado, y que por lo tanto los estados no son inamobibles. De esta forma, y de acuerdo con la teoría de las cuerdas, uno acaba descubriendo que una partícula puntual no es en realidad un punto, sino una cuerda capaz de vibrar, de oscilar, de moverse más allá de las tres dimensiones que marcan nuestros dichosos cuerpos y nuestras restringidas mentes. Uno termina por descubrir que lo que creía una limitación puede convertirse en el origen de algo distinto, no necesariamente mejor, en realidad sólo un punto de apoyo, pero todos podemos preguntar a Arquímedes lo que sería capaz de hacer con un buen punto de apoyo (y unos colegas, y unas cañas). En este sentido me considero optimista, lo cual no sé si necesariamente entra en contradicción con ser melancólico...

No quiero confusiones: este no es un blog de autoayuda. Es un blog que se escribirá a sí mismo, un Pigmalión con vida propia. Evidentemente me superará y volará, él Dédalo y yo Ícaro, y bautizará una isla con mi nombre cuando yo no sea más que un recuerdo borroso, una conversación de bar, el hueco vacío de un abrazo. Eso es este blog. Nada menos. Y nada más.

P.D.: Y dicen que estudiar cultura griega no sirve de nada...

 

 

 

 


Tags: Melancolía, Cultura griega

Publicado por Avenidadelaluz @ 0:59
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por mividainsustancial
S?bado, 09 de octubre de 2010 | 19:33

Hola Marioe,

Joder, amigo, no me acordaba ya de casi nada. Ahora sí. Lo tengo presente.

Un abrazo

 

 

Publicado por Avenidadelaluz
Domingo, 10 de octubre de 2010 | 1:21

Es que ha pasado mucho tiempo... Hace poco 20 años, o como diría Serrat, "fa vint anys". Un abrazo

Publicado por Coma Caramelos
Jueves, 05 de diciembre de 2013 | 5:44

Vaya que cosas, buscando información para un trabajo universitario me he topado con este blos, sin duda emplearé esta información para mi trabajo Sonrisa

Soy estudiante de filosofía, dicen que moriré de hambre, pero al menos moriré con cultura.